Nuestra historia comenzó con una visión de expresión personal. Estábamos buscando joyas que estaban fuera de lo común; joyas que crearon una narrativa y reflejaron la personalidad de uno. Fundada en 2007, nuestra primera pieza de joyería comenzó con nuestro collar Carrie, inspirado en el icónico programa de televisión Sex and The City. Nos cautivó cómo una pieza puede transformar a un individuo; cómo puede complementar y capturar la personalidad y el estilo de alguien tan fácilmente. A partir de entonces, nació MYKA, comenzamos a eternizar momentos inolvidables para personas de todo el mundo a través de piezas personalizadas que hablan por sí mismas.